La evolución prohibida. El “juicio del mono”.

El 10 de julio de 1925 se inicia en Tenesse, Estados Unidos, el juicio contra el profesor de secundaria John Scopes por enseñar en su clase, el 24 de abril de 1925, la Teoría de la evolución.

scopesEl 13 de marzo 1925, el Senado de Tennessee aprueba en una votación de 24 a 6 la ley que en su momento se conoció como “Butler Act”. El autor de la propuesta fue el hacendado John Washington Butler. En ella se hacia ilegal para cualquier educador en cualquier escuela o universidad que recibiera fondos del Estado, enseñar cualquier teoría que negara La Historia de la Creación Divina del hombre como es enseñada en la Biblia. Se convertiría en ley el 21 de marzo de 1925 con la firma del Gobernador Austin Peay.

El Juicio de Scopes (Scopes contra el Estado, 152 Tenn. 424, 278 S.W. 57 (Tenn. 1925), a menudo llamado en inglés “Scopes Monkey Trial”) fue un sonado caso legal en Estados Unidos que puso a prueba el Butler Act, que establecía que era ilegal en todo establecimiento educativo del estado de Tennessee, “la enseñanza de cualquier teoría que niegue la historia de la Divina Creación del hombre tal como se encuentra explicada en la Biblia, y reemplazarla por la enseñanza de que el hombre desciende de un orden de animales inferiores”. El caso se constituyó en un punto crítico en la controversia sobre la evolución y la creación en los Estados Unidos.

John Scopes, un profesor de escuela secundaria, fue acusado el 5 de mayo de 1925 de enseñar la evolución utilizando un capítulo de un libro de textos que estaba basado en ideas inspiradas en el libro de Charles Darwin El Origen de las Especies. El juicio enfrentó dos de los abogados más brillantes de la época. Por una parte William Jennings Bryan, miembro del congreso, ex Secretario de Estado, y tres veces candidato presidencial estuvo a cargo de la fiscalía y acusación, mientras que el destacado abogado de litigaciones Clarence Darrow dirigióscopes3 la defensa. Este juicio famoso alcanzó amplia difusión mediante la obra de teatro Inherit the Wind de 1955 inspirada en el juicio, la película de 1960 y versiones de películas para la televisión de 1965, 1988 y 1999.

La American Civil Liberties Union (ACLU) indicó que defendería a toda persona que fuera acusada de enseñar la teoría de la evolución desafiando la Butler Act. George Rappleyea, que era propietario de varias minas en la región, convenció a un grupo de empresarios de Dayton, Tennessee, que entonces era un pueblo con 1756 habitantes, que la atención pública que generaría tal juicio aportaría publicidad para Dayton. Con el apoyo de ellos, convocó a su amigo John Scopes que tenía 24 años de edad, quien era el entrenador del equipo de football de la escuela secundaria del Condado de Clark y le pidió que reemplazara al director Ferguson en una clase de ciencias. Rappleyea le pidió a Scopes que enseñara la teoría de la evolución.scopes2

Rappleyea hizo notar que mientras que la Butler Act prohibía la enseñanza de la teoría de la evolución, por su parte el Estado exigía que los profesores utilizaran el libro de texto—Biología Civica (1914) de George Hunter—que explícitamente describía y adhería a la teoría de la evolución, y que por lo tanto se les estaba pidiendo de hecho a los profesores que cometieran un acto ilegal. En realidad Scopes no recordaba si en efecto había desarrollado la sección sobre evolución en el libro de Hunter, pero les dijo, “Si ustedes pueden demostrar que yo he enseñado evolución y que yo califico según los criterios de la ACLU, entonces estoy dispuesto a ir a juicio.”

Scopes se fue transformando en un participante cada vez más convencido, llegando al extremo de autoincriminarse y alentando a los estudiantes a testificar en su contra . El juez John T.
Raulston aceleró las deliberaciones del gran jurado y prácticamente los instruyó a que declararan culpable a Scopes, a pesar de la pobre evidencia en su contra y la abundancia de dudas sobre si el acusado en efecto había enseñado la evolución alguna vez en su clase.

El juicio acabó el 21 de julio de 1925. Scopes fue condenado a pagar 100 dólares que abonó Paul Patterson, quien era el propietario del Baltimore Sun.

Aunque parezca increíble, la Butler Act se mantuvo en vigor hasta 1967.

Anuncios

Publicado el 10 julio, 2015 en Evolución. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: