El fundador de la primera sociedad científica moderna; Federico Cesi y la Accademia Nazionale dei Lincei. La Academia de Galileo.

El 1 de agosto de 1630, fallecía el científico y naturalista italiano, Federico Angelo Cesi (26 febrero 1585-1 agosto 1630).El fundador de La Academia Nacional de los Linces de Italia (Accademia Nazionale dei Lincei), la primera sociedad científica moderna y la academia que publicó los libros de Galileo.

cesiLa finalidad institucional de la Academia es “promover, coordinar, integrar y difundir el conocimiento científico en su máxima expresión en el contexto de la unidad y la universalidad de la cultura.” Organiza congresos, conferencias, simposios y seminarios nacionales e internacionales. Promueve e implementa actividades y misiones de investigación; premios premios y becas.

Federico Cesi fue, un aristócrata de Umbría, hijo del duque de Acquasparta y miembro de una importante familia de Roma, quien estaba apasionadamente interesado en la historia natural, sobre todo en botánica

La primera Accademia dei Lincei fue fundada en 1603 por Federico Cesi (1585-1630) quién reunió en su palacio, en el que tenía una magnífica biblioteca, un jardín botánico y un museo de antigüedades, a una serie de personas estudiosas con las que fundó la Accademia el 17 de agosto de 1603. La academia reemplazó a la primera comunidad científica, la Academia Secretorum Naturae de Giambattista della Porta en Nápoles, que la Inquisición había cerrado. Cesi comenzó la Accademia dei Lincei con tres amigos suyos, el físico holandés Johannes Van Heeck, italianizado como “Giovanni Ecchio”, y dos compañeros umbros, el matemático Francesco Stelluti y el polímata Anastasio de Filiis. Stelluti, procurador general de la Academia en 1612, escribió un tratado sobre Legno Fossile Minerale (Roma, 1635) y también varias obras literarias.

Otro de los colegas de Cesi, en la fundación de la Academia, fue Fabio Colonna, autor de Fitobasano (una historia de plantas raras) y de otras obras científicas. Cesi y sus amigos pretendían comprender todas las ciencias naturales, un énfasis que diferenciaba a los Lincei de la mayoría de academias italianas de los siglos XVI y XVII, la mayor parte de las cuales eran literarias y anticuarias. El experimento libre era el plan de Cesi, respetuoso con la tradición, pero no limitado por la obediencia ciega a la autoridad, incluso la de Aristóteles o la de Ptolomeo, cuyas teorías la nueva ciencia cuestionaba.

Los cuatro hombres eligieron el nombre «Lincei» (lince) del libro Magia Naturalis de Giambattista della Porta, que tenía una ilustración del legendario felino en la cubierta con las palabras «…con ojos de lince, examinando aquellas cosas que se manifiestan por sí mismas, de manera que habiéndolas observado, puede fervorosamente usarlas».1 Los símbolos de la Accademia dei Lincei eran tanto un lince como un águila, porque ambas especies eran famosas por su aguda vista. El lema de la academia, elegido por Cesi, era: «cuida de las pequeñas cosas si quieres obtener los mayores resultados» (minima cura si maxima vis). Cuando Cesi visitó Nápoles, conoció al polímata della Porta. Della Porta animó a Cesi a seguir con sus empeños.

Giambattista della Porta se unió a la academia de Cesi en 1610.

cesi3Galileo fue admitido en la academia exclusiva el 25 de diciembre de 1611 y se convirtió en su centro intelectual. Ser miembro de la academia representaba un honor para él, pues después de ser aceptado como miembro, firmaba él mismo Galileo Galilei Linceo. La academia publicó sus obras y lo apoyó durante sus disputas con la Iglesia católica. Entre las primeras publicaciones de la academia en el campo de la astronomía, la física y la botánica estuvieron el estudio de las manchas solares y el famoso Saggiatore de Galileo.

La biblioteca de Cesi, a la que se añadió la de Virginio Cesarini, se convirtió en una poderosa ayuda para las tareas científicas. Varios académicos, durante la vida y bajo el mecenazgo de Cesi, prepararon para la publicación la gran obra inédita de Francisco Hernández sobre la historia natural de México (Roma, 1651). Este Tesoro Messicano («Tesoro Mexicano») que describía la flora, fauna y drogas del Nuevo Mundo, tardó décadas en elaborarse, hasta 1651. Con esta publicación, concluyó la primera y más famosa fase de los Lincei’. La propia e intensa actividad de cesi se vio interrumpida por su repentina muerte en 1630, a la edad de escasamente 45 años. Contribuyeron también al lanzamiento de la obra botánica póstuma Tavole Filosofiche.

Otros miembros de la academia fueron Luca Valerio, el botánico y doctor papal Johann Faber de Bamberg y Marcus Velser de Augsburgo.

No fue hasta el año 1657 cuando surgió su rival toscano, la Accademia del Cimento.

Los linceanos produjeron una importante colección de micrográficos, o dibujos elaborados con la ayuda del recientemente inventado microscopio. Después de la muerte de Cesi, la Accademia dei Lincei cerró y los dibujos fueron reunidos por Cassiano dal Pozzo, un anticuario romano, cuyos herederos los vendieron, y en 1763 la mayor parte de ellos pasaron a Jorge III del Reino Unido. Los dibujos fueron descubiertos en el castillo de Windsor en 1986 por el historiador del arte David Freedberg. Están siendo publicados como parte de The Paper Museum of Cassiano dal Pozzo («El museo de papel de Cassiano dal Pozo»).

cesi2En 1986, la Academia recibió un estatuto que dice que estará compuesta por 540 miembros, de los que 180 son ordinarios miembros italianos, 180 son extranjeros y 180 son miembros corresponsales italianos. Los miembros se dividen en dos clases: una para los matemáticos, físicos y ciencias naturales; la otra para las ciencias morales, históricas y filológicas.

En 2001, las ciencias naturales volvieron a dividirse en cinco categorías: matemáticas, mecánica y aplicaciones; astronomía, geodesia, geofísica y aplicaciones; física, química y aplicaciones; geología, paleontología, mineralogía y aplicaciones; y ciencias biológicas y aplicaciones. Al mismo tiempo, las ciencias morales se dividieron en siete categorías: filología y lingüística; arqueología; crítica de arte y de poesía; historia, geografía histórica y antropología; ciencia filosófica; ciencias jurídicas; ciencias políticas y sociales.

Anuncios

Publicado el 1 agosto, 2015 en Instituciones científicas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: