El descubridor de Urano; Herschel.

El 25 de agosto de 1822, fallecía el astrónomo y músico germano-británico, William Herschel, nacido Friedrich Wilhelm Herschel (Hannover, Alemania, 15 de noviembre de 1738 – Slough, Berkshire, 25 de agosto de 1822).

urano Estudio música. En 1757, escapando de la ocupación francesa de Hannover, emigró a Inglaterra, donde se ganó la vida como copista musical hasta 1767, año en que fue elegido organista de una iglesia en Bath.

Su interés por la teoría de la música le condujo a las matemáticas y en última instancia a la astronomía. Herschel construía sus propios telescopios de grandes espejos, los cuales fueron reconocidos como los mejores de su época, incluso superiores a los que se usaban en Greenwich.

Comenzó con la observación de estrellas dobles en busca de su paralaje, de esta manera descubrió que las estrellas binarias se mueven una alrededor de la otra alrededor de un centro común. Observó cerca de 1000 estrellas dobles y realizó su primer catálogo: Catalogue of Double Stars.

Instaló un telescopio en Slough (Berkshire) con un espejo de 1,22 m y una distancia focal de 12,2 m.  Herschel calculaba y pulía ya los más perfectos y poderosos espejos de todo el mundo, porque comprendió enseguida que el futuro dependía de los telescopios reflectores y no de los refractores.

En febrero de 1774 ya había observado la Nebulosa de Orión, descubierta en 1610.

El 13 de marzo de 1781 Herschel observó un objeto no registrado que a primera vista parecía un cometa: estudiándolo con todo cuidado pronto consiguió determinar que en realidad se trataba de un nuevo planeta, Urano.

Herschel había descubierto el objeto probando su recién construido telescopio reflector de 152 mm. Lo había apuntado a la Constelación de Géminis y había observado una estrella que no se suponía que estuviese allí. A la potencia de su instrumento, parecía poseer un disco planetario (de allí la confusión con un cometa). Brillaba con un color amarillo y se desplazaba lentamente.

La observación de Urano más antigua de la que se tiene referencia data de 1690 cuando John Flamsteed observó el planeta al menos seis veces, catalogándolo como «34 Tauri». El astrónomo francés Pierre Charles Le Monnier, observó a Urano al menos en doce ocasiones entre 1750 y el 1769, e incluso en cuatro noches consecutivas. Para el año 1738 el astrónomo inglés John Bevis dibujó al planeta Urano como tres estrellas en posiciones sucesivas, en su atlas “Uranographia Britannica”, dichas observaciones fueron hechas entre los meses de mayo y julio de 1738, sin embargo Bevis no detectó los rasgos de planeta.

urano2Herschel observó el planeta el 13 de marzo de 1781 aunque en un principio (el 26 de abril de 1781) reportó que se trataba de un cometa. Herschel ee dedicó a hacer una serie de observaciones sobre la paralaje de las estrellas fijas, utilizando un telescopio diseñado por él mismo.

Escribió en su diario “En el cuartil cerca de ζ Tauri […] o bien [una] estrella nebulosa o quizá un cometa”. El 17 de marzo escribió, “Busqué el cometa o estrella nebulosa y he descubierto que es un cometa puesto que ha cambiado de lugar”. Cuando presentó su descubrimiento en la Royal Society, continuó afirmando que había descubierto un cometa a la vez que lo comparaba implícitamente con un planeta.

Herschel notificó su descubrimiento a Nevil Maskelyne que, desconcertado, le respondió el 23 de abril: “No sé cómo llamarlo. Es igual de posible que sea un planeta regular moviéndose en una órbita casi circular alrededor del sol como un cometa moviéndose en una elipsis muy excéntrica. Todavía no le he visto ninguna cola”.

Mientras que Herschel continuaba describiendo prudentemente su nuevo objeto como cometa, otros astrónomos ya habían empezado a sospechar que no lo era. El astrónomo ruso Anders Johan Lexell estimó que su distancia era 18 veces la distancia entre el Sol y la Tierra, y no se había observado ningún cometa con un perihelio que llegara a cuatro veces la distancia Sol-Tierra.  El astrónomo berlinés Johann Elert Bode describió el descubrimiento de Herschel como “una estrella móvil que podría ser un objeto parecido a un planeta desconocido hasta ahora, que circula más allá de la órbita de Saturno”. Bode concluyó que su órbita prácticamente circular era más propia de un planeta que de un cometa.

Pronto se aceptó universalmente la idea de que el nuevo objeto era en sí un nuevo planeta. En 1783, el mismo Herschel reconoció este hecho al presidente de la Royal Society Joseph Banks: “Según la observación de los astrónomos más eminentes de Europa parece que la nueva estrella, que yo tuve el honor de señalarles el marzo de 1781, es un Planeta Primario de nuestro Sistema Solar”

Herschel bautizó al planeta con el curioso nombre de Georgium Sidus (“Planeta Jorge”), en homenaje al rey Jorge III de Inglaterra que acababa de perder parte de sus posesiones en América del Norte por la independencia estadounidense de 1776.

urano5Lalande, un astrónomo francés, propuso llamarlo Herschel en honor a su descubridor; el astrónomo sueco Erik Prosperin, por su parte, propuso el nombre de «Neptuno» para el nuevo planeta descubierto, algo que secundaron muchos de sus colegas con la idea de conmemorar a la Marina Real Británica en el curso de la revolución estadounidense llamando al nuevo planeta «Neptuno Jorge III» o «Neptuno de Gran Bretaña». Finalmente fue el astrónomo alemán Johann Elert Bode quien acuñó y optó por la versión latinizada del dios del cielo de la mitología griega «Urano», padre de Crono (cuyo equivalente romano daba nombre a Saturno), aduciendo que ya que Saturno era el padre de Júpiter, lo más lógico era que el nuevo planeta tomara nombre a su vez del padre de Saturno.

Aunque se dice que en 1827 el nombre de Urano ya era muy usual en Inglaterra, hasta 1850 el “Almanaque Náutico” británico siguió llamando al planeta “Jorge” en sus efemérides astronómicas. Finalmente el astrónomo John Couch Adams logró convencer a los editores del Almanaque para que lo cambiaran por el nombre actual.

El descubrimiento de Urano le proporcionó fama internacional y  ganarse el favor del Rey Jorge III, quien le dio un salario de 200 libras al año, lo nombro Caballero de la corte y se convirtió en “Astrónomo del rey”, de esta manera pudo dedicarse de tiempo completo a la astronomía.

También son destacables sus aportaciones teóricas sobre la estructura del universo y su evolución. Defensor de la composición estelar de las nebulosas, fue el primero en discernir la estructura de nuestra galaxia, la Vía Láctea. En 1802 había contado mas de 90.000 estrellas en 2400 áreas de muestra. Durante estas observaciones descubrió muchos objetos interesantes como, cúmulos, nebulosas , estrellas variables, dobles entre otras. Muchos de estos objetos están recopilados en Catalogue of Star Clusters and Nebulae. Concluyó que la Vía Láctea tiene forma de un disco mas grueso en su centro y puso al Sol cerca del centro de este disco. También intuyo que la existencia de otras galaxias a las que nombro como Universos – Islas y dedujo que su aspecto nebuloso se debía a la gran distancia a la que se encontraban.

Analizó las nebulosas, aportando nuevas informaciones sobre su constitución y aumentando el número de nebulosas observadas aproximadamente de 100 a 2.500. Herschel fue el primero en formular que estas nebulosas estaban compuestas de estrellas.

En 1783 Herschel descubrió que el Sol no estaba quieto como siempre se había creído: comparando las observaciones de diferentes estrellas relativamente “fijas”, demostró que la nuestra se desplaza, arrastrando a la Tierra y al resto de su séquito planetario, hacia la estrella Lambda Herculis. También bautizó al punto hacia el que se dirige ese movimiento como ápex solar.

Completó en 1789 la construcción de su más grande y poderoso telescopio: una especie de gigante con una apertura de 1,2 m. Lo apuntó al cielo nocturno por primera vez el 28 de agosto y en contados minutos descubrió la sexta luna de Saturno, Encélado. El 17 de septiembre detectó por primera vez la séptima luna, Mimas, lo que da una idea de la extraordinaria calidad óptica de ese enorme instrumento. El Herschel de 1,2 m mantuvo la marca de ser el mayor telescopio del mundo durante más de cincuenta años, para ser derrotado solamente por el “Leviatán” de Lord Rosse, que poseía un espejo de 1,98 m de diámetro.

urano3Pero el gigante era difícil de operar, por lo que Herschel siguió prefiriendo su viejo y fiable de 18 pulgadas con el que había descubierto miles de galaxias en el pasado. Volviendo siempre a él, tuvo tiempo incluso para descubrir las “nebulosas espirales”, a pesar de que algunos atribuyen este descubrimiento a Lord Rosse.

Herschel construyó otro gran telescopio reflector, de 60 cm de diámetro, que fue instalado junto al edificio principal del Real Observatorio de Madrid.

Herschel, a diferencia de sus contemporáneos, y gracias a la calidad de sus telescopios, concentró sus observaciones en los cuerpos celestes más distantes. Catalogó 2 000 nuevas nebulosas, 800 estrellas dobles, 2 satélites de Urano (Titania y Oberon), 2 de Saturno (Mimas y Encelado) y los cometas de los años 1807 y 1811. Estudió las estrellas dobles, y le corresponde la determinación de que esta duplicidad no era debida a un efecto de perspectiva sino a un vínculo físico entre las estrellas.

En 1800, realizó otro descubrimiento. Interesado en aprender cuánto calor pasaba través de los filtros coloreados con los que observaba el sol, ya que había notado que la cantidad de calor que transmitían dependía del color, pensó que los colores en sí podrían filtrar distintas cantidades de calor, por lo que diseñó un experimento para comprobar su hipótesis. Hizo pasar luz solar a través de un prisma de cristal para generar un espectro: midió la temperatura de cada color. Para ello utilizó tres termómetros con bulbos ennegrecidos para absorber mejor el calor. Colocó un bulbo en cada color, mientras que otros dos fueron colocados fuera del espectro, como muestras de control. Al medir las temperaturas de la luz violeta, azul, verde, amarilla, naranja y roja, notó que cada color tenía una temperatura mayor que los termómetros de control, y que la temperatura de los colores del espectro aumentaba al ir del violeta al rojo. Después midió la temperatura en una zona ubicada un poco más allá de la luz roja del espectro, al parecer desprovista de luz. Descubrió que esta región tenía la temperatura más alta de todas. Herschel hizo otros experimentos con lo que llamó “rayos caloríficos”, que existían más allá de la región roja del espectro. Encontró que eran reflejados, refractados, absorbidos y transmitidos igual que la luz visible. Había descubierto una forma de luz -o radiación- ubicada más allá de la luz roja. Estos “rayos caloríficos” fueron posteriormente denominados rayos infrarrojos o radiación infrarroja.

Realizó observaciones de las manchas solares y confirmo la naturaleza gaseosa del Sol.

El 11 de enero de 1787 Herschel, descubre Titania y Oberón, lunas de Urano.

En 1864, su hijo John, también astrónomo, realizo observaciones del hemisferio sur y recolectó gran cantidad de objetos celestes reuniéndolos en una sola base con los descubrimientos de Herschel padre publicándose lo que se conoce como The General Catalogue of Nebular. En 1888 esta catalogo fue revisado por L.E. Dreyer quien le agrego varios objetos mas publicando el hasta ahora famoso “New General Catalogue” (NGC).

Fue elegido miembro de la Sociedad Real en 1781 y nombrado sir en 1816.

Anuncios

Publicado el 25 agosto, 2015 en Astronomía. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: