La primavera silenciosa de Rachel Carson.

El 29 de enero de 1958, el periódico estadounidense Boston Herald publicaba una carta enviada por una ciudadana de Duxbury, Massachussets, Olga Owens Huckins, donde exponía los efectos perjudiciales del pesticida DDT (Dicloro Difenil Tricloroetano).

raquel carsonEn la carta Olga Owens describía la muerte de numerosos pájaros en su propiedad, “un santuario de aves” que ella había creado con su marido Stuart en 1957. Olga sospechaba que el motivo de aquel fenómeno anómalo tenía relación con la fumigación con DDT empleado para matar mosquitos en la propiedad de su vecino realizada desde aviones del Gobierno.

Una copia de la misma carta se la haría llegar a su amiga Rachel Carson. Olga Owens le describía la situación y le pedía a Rachel; ¿Puedes ayudarme de alguna forma?

Esa carta motivó a Carson, quien ya venía estudiando los efectos de los pesticidas desde 1945, a investigar más a fondo los problemas causados por los pesticidas químicos presentes en el medio ambiente.

Como resultado de sus investigaciones, escribiría uno de los libros más influyentes de la Historia reciente (los editores del Discover Magazine en el año 2006, lo consideraron como uno de los 25 libros de divulgación científica más influyentes de todos los tiempos); Silent Spring (Primavera silenciosa), que empezaría a publicarse mediante entregas en junio de 1962 en la revista New Yorker.

Finalmente el 27 de septiembre de 1962, se publicaría en formato libro dada su gran demanda.

Es el considerado como el primer libro de divulgación científica sobre impacto ambiental de la Historia.

Además de modificar sustancialmente la legislación sobre el empleo de productos químicos, no sólo en los Estados Unidos, a escala global, se le considera como uno de los gérmenes del moderno movimiento conservacionista.

Su comienzo dejaba claros sus propósitos…

“Fábula para el día de mañana

Este libro trata de explicar que es lo que ha silenciado las voces de la primavera en muchas ciudades norteamericanas donde pronto los animales, hombres, niños, plantas todo muere.”

La respuesta social a la publicación de Primavera silenciosa fue tal, que cuando se le preguntó en una conferencia de prensa al presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy si el Gobierno estaba investigando los efectos del DDT, Kennedy tuvo que reconocer “Sí… particularmente después de la publicación del libro de la señorita Carson”

Carson distaba mucho de ser una “mujer histérica” como intentaba demostrar la industria química.

Es cierto que el libro adolece, tal vez, de un exceso de sentimentalismo en algunos pasajes;

raquel carson4“Hubo una vez un pueblo en el corazón de América donde toda vida parecía vivir en armonía con lo que la rodeaba. Luego, una rara plaga se extendió sobre el lugar y todo empezó a cambiar. … Hubo una quietud extraña…. Los pocos pájaros que se veían estaban moribundos; temblaban violentamente y no podían volar. Fue una primavera carente de voces. En las mañanas que una vez palpitaron con el matutino coro de las voces de multitudes de pájaros, ahora no había sonido alguno; solamente el silencio cubría los terrenos, los bosques y los pantanos”

Sin embargo ese fue, sin duda, uno de los grandes motivos de su impacto social. Pero en absoluto está carente de rigor científico.

Pese a la opinión generalizada e interesada de que Primavera silenciosa era un libro poco menos que novelesco, se trata de un riguroso tratado científico que avala con pruebas lo que Carson sostenía, valga un ejemplo;

“El DDT pasa con facilidad de un organismo a otro como queda demostrado en el proceso de espolvorear un campo de alfalfa, a ser comida de gallina, y pasa a los huevos de esta y posteriormente se alojara en el organismo de un humano que coma dichos huevos”.

Esta afirmación, hoy en día, está totalmente admitida. Es un producto químico persistente y se ha demostrado su biomagnificación en la cadena trófica.

Carson sería invitada a hablar ante el Congreso en 1963, donde expondría su punto de vista sobre la necesidad de una regulación ambiental más estricta invitando a la creación de una “comisión sobre pesticidas”.

En mayo de 1963, la Comisión de Asesoramiento Científico del presidente Kennedy publicaba un informe de cuarenta y tres páginas en el se informaba de la necesidad de poner límites al uso de pesticidas y controlar de forma rigurosa sus efectos.

En 1970, el Congreso de los estados Unidos crearía la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), la primera agencia medioambiental gubernamental de todos los tiempos y la más prestigiosa en la actualidad.

Finalmente en 1972, el gobierno estadounidense prohibiría el DDT.

Rachel Louise Carson (27 de mayo de 1907 Springdale, Pennsylvania – 14 de abril de 1964, Silver Spring, Maryland) fue una científica y divulgadora estadounidense.

Carson inició sus estudios la Escuela para Mujeres de Pensilvania (actualmente Universidad de Chatham) donde comenzó estudiando inglés para posteriormente dedicarse a su gran pasión; la Biología. Se graduaría en 1929.

Posteriormente realizó un curso de verano en el Laboratorio de Biología Marina Woods Hole. En el otoño de 1929 accedería a la Universidad Johns Hopkins donde obtendría su llicenciatura en zoología en 1932.

Sería contratada como profesora de zoología en la Universidad de Maryland.

raquel carson3Curiosamente Carson comenzó su carrera profesional en la administración pública redactando guiones radiales para la Dirección de Pesca de los Estados Unidos en 1935. De forma simultánea escribía crónicas especiales sobre historia natural para el periódico Baltimore Sun.

En 1952 sería nombrada editora jefe de todas las publicaciones del Servicio de Vida Silvestre y Pesca de los Estados Unidos.

En 1941 publicaría su primer libro, Under the Sea Wind (Bajo el viento del mar). En 1951, The Sea Around Us (El mar que nos rodea) y en 1955 The Edge of the Sea (El borde del mar).

Sus publicaciones tuvieron cierto éxito, por lo que en 1952 Carson abandonó su puesto en la Administración Pública para dedicarse por completo a escribir.

Su interés por el efecto de los pesticidas sobre la salud humana y el medio ambiente comenzarían en 1945, pero no sería hasta recibir la carta de su amiga Olga Owens en 1958, cuando decide dedicarse en profundidad al tema.

Cuatro años más tarde, en 1962 vería la luz Silent Spring (Primavera silenciosa).

Rachel Carson falleció el 14 de abril de 1964, en su casa de Silver Spring, Maryland, a la edad de 56 años aquejada de un cáncer de mama.

El DDT (1,1,1-tricloro-2,2-bis(4-clorofenil)-etano) es un compuesto organoclorado. Es prácticamente insoluble en agua pero muy soluble en las grasas y en disolventes orgánicos por lo que tiende a acumularse en los tejidos grasos y ser bioacumulativo.

Es incoloro. Tiene una Masa molar de 354,49 g/mol y una densidad de 990 kg/m³. Su Punto de ebullición es de260 °C y el Punto de fusión de108,5 °C.

Los efectos adversos para la salud de los animales del DDT incluyen fallos en la reproducción y en el desarrollo y posibles efectos en el sistema inmunitario. En el ser humano puede ocasionar riesgos sobre el sistema nervioso. la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) ha determinado que el DDT es posiblemente carcinogénico en seres humanos.

Respecto a la utilización actual del DDT (1,1,1-tricloro-2,2-bis(4 clorofenil)etano) la situación es un tanto confusa.

El 22 de mayo de 2001, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en la Coferencia de Estocolmo (Suecia), adoptó el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs). El Convenio entró en vigor el 17 de mayo de 2004.

El Convenio de Estocolmo es un tratado mundial que protege la salud humana y el medio ambiente de productos químicos que permanecen intactos por períodos largos, se llegan a distribuir ampliamente geograficamente y se acumulan en los tejidos de seres humanos y animales. La exposición a los COP puede provocar efectos graves a la salud.

De esta forma el Convenio procura eliminar o restringir la producción y utilización de todos los contaminantes orgánicos persistentes producidosç intencionalmente (es decir, los productos químicos y los plaguicidas de fabricación industrial).

raquel carson5Los productos químicos, utilizados en plaguicidas, cuya eliminación está prevista en el Convenio de Estocolmo son los siguientes: aldrina, clordano,

dieldrina, endrina, heptacloro, hexaclorobenceno (HCB), mirex y toxafeno, así como los bifenilos policlorados (BPC) industriales. La utilización continua del DDT como plaguicida está autorizada para luchar contra los vectores de enfermedades hasta que se disponga de alternativas seguras, asequibles y eficaces.

En la Parte II del Convenio se establece que “se restringirá esa producción y/o utilización para el control de los vectores de enfermedades de conformidad con las recomendaciones y directrices de la Organización Mundial de la Salud sobre la utilización del DDT y cuando esa Parte no disponga de alternativas locales seguras, eficaces y asequibles”.

Actualmente el DDT se sigue empleando como insecticida contra la los vectores transmisores de la malaria, los mosquitos del género Anopheles, en los países en desarrollo.

Anuncios

Publicado el 29 enero, 2016 en Biología, Ecología, Química. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: