Archivos diarios: 11 marzo, 2016

Se inventa el papel moderno; Ts’ai Lun.

El 11 de marzo del año 105 dC Cai Lun (Ts’ai Lun) (50 dC-121 dC) presenta al emperador Han Ho Ti en China muestras de su papel. El primer papel moderno.
 
cai lunEl propio emperador le había solicitado tal tarea dado que el papel existente en la época (desde el siglo II aC), hecho con seda, bambú y madera era excesivamente costoso, pesado y se deterioraba de forma rápida e irreversible.
Cai Lun o Ts’ai Lu, nació en la provincia de Guiyang durante la dinastía Han Oriental. Vivió en la Corte de la Dinastía Han Oriental (25 dC-220 dC), donde fue enviado en el año 65 dC, como eunuco y consejero imperial.
 
Pasaría en la Corte más de 40 años, destacando por su ingenio y eficacia en la resolución de diversos problemas. Sus primeros encargos fueron la fabricación de armas y armaduras, que destacaban por su calidad, por lo que obtuvo un rápido reconocimiento. Incluso llegaría a ser nombrado duque promovido por el emperador por su invención y se haría rico.
 
Llegó a a ser considerado incluso como una divinidad. Sin embargo caería en desgracia por intrigas palaciegas. Finalmente se suicidaría bebiendo veneno.
 
Cai Lun perfeccionó la técnica de elaboración mediante la impermeabilización de encolados a base de almidón, de arroz y zumo mucilaginoso de tororo aoi (Aibika , Abelmoschus manihot), empleando asimismo redes de pesca y trapos.
 
Todos estos materiales se trituraban de forma cuidadosa y eran sumergidas en enormes tinas agua para hacer una pasta. Eran removidos cuidadosamente durante varios días. Posteriormente se procedía a su cocido y removido constante para evitar la aparición de grumos que provocarían rugosidades en el papel. Para su secado, se extendían al sol largas láminas, lo mas delgadas posibles.
 

cai lun2Una vez secadas las láminas, se cortaban en las dimensiones necesarias según su uso y ya eran aptas para poder trabajar con ellas. El papel obtenido se empleaba principalmente para la escritura y como material de construcción.
 
Pese a que en el  Antiguo Egipto se escribía ya sobre papiros vegetales, no puede considerarse a los mismos como papel en el sentido moderno de la palabra. El papel tal y como lo conocemos hoy, fue invención de Ts’ai Lun.
 
La invención del papel en China, provocó una revolución en su desarrollo literario y tecnológico. Conscientes de su importancia y pese a exportar papel a varios países del entorno, el proceso de fabricación era considerado como un secreto de Estado y su revelación era castigada con la muerte. Esta situación se mantendría durante seis siglos. En el año 610 se introduciría la técnica en Japón y en el año 751 dC los árabes capturarían como prisioneros de guerra a trabajadores del papel chinos y el secreto fue revelado bajo tortura.
 
Los propios árabes serían los encargados de introducir el moderno papel en Europa en el siglo X. En Europa donde se empelaba el pergamino, hecho con pieles de cabra o de carnero curtidas, se extendió rápidamente su uso. Principalmente desde las zonas donde los árabes tuvieron una mayor influencia histórica como España y el sur de Italia.
Anuncios

El descubridor de la penicilina. El “gigante” Fleming.

El 11 de marzo de 1955, fallecía el biólogo y farmacólogo escocés Alexander Fleming (Darvel, Escocia, 6 de agosto de 1881-Londres, 11 de marzo de 1955).

Fleming es famoso por descubrir la enzima antimicrobiana llamada lisozima. También fue el primero en observar los efectos antibióticos de la penicilina obtenidos a partir del hongo Penicillium chrysogenum. La penicilina fue el primer antibiótico empleado ampliamente en medicina.

flemmingLos dos descubrimientos fueron, en cierto modo, accidentales, pero hubiesen pasado desapercibidos sin la capacidad de observación de un genio como Fleming.

Fleming recibió, hasta 1894, una educación bastante rudimentaria.

Cumplidos los trece años, se trasladó a vivir a Londres con un hermanastro que ejercía allí como médico. Completó su educación con dos cursos realizados en el Polytechnic Institute de Regent Street, empleándose luego en las oficinas de una compañía naviera.

A los veinte años,comnezó sus estudios de medicina. Obtuvo una beca para el St. Mary’s Hospital Medical School de Paddington, institución con la que, en 1901, inició una relación que había de durar toda su vida.

En 1906 entró a formar parte del equipo del bacteriólogo sir Almroth Wright, con quien estuvo asociado durante cuarenta años. En 1908 se licenció, obteniendo la medalla de oro de la Universidad de Londres.

Nombrado profesor de bacteriología, en 1928 pasó a ser catedrático, retirándose como emérito en 1948, aunque ocupó hasta 1954 la dirección del Wright-Fleming Institute of Microbiology, fundado en su honor y en el de su antiguo maestro y colega.

Fleming descubrió la lisozima en 1922, cuando puso de manifiesto que la secreción nasal poseía la facultad de disolver determinados tipos de bacterias. Descubrió la lisozima durante sus investigaciones de un tratamiento a la gangrena gaseosa que diezmaba a los combatientes en las guerras; el descubrimiento ocurrió después de que mucosidades, procedentes de un estornudo, cayesen sobre una placa de Petri en la que crecía un cultivo bacteriano. Unos días más tarde notó que las bacterias habían sido destruidas en el lugar donde se había depositado el fluido nasal. Una de las “casualidades” mas afortunadas de la Historia de la Ciencia.

Probó después que dicha facultad dependía de una enzima activa, la lisozima, presente en muchos de los tejidos corporales, aunque de actividad restringida por lo que se refleja a los organismos patógenos causantes de las enfermedades. Pese a esta limitación, el hallazgo se reveló altamente interesante, puesto que demostraba la posibilidad de que existieran sustancias que, siendo inofensivas para las células del organismo, resultasen letales para las bacterias. A raíz de las investigaciones emprendidas por Paul Ehrlich treinta años antes, la medicina andaba ya tras un resultado de este tipo, aunque los éxitos obtenidos habían sido muy limitados.

flemming3El descubrimiento de la penicilina según Fleming ocurrió en la mañana del viernes 28 de septiembre de 1928, cuando estaba estudiando cultivos bacterianos de Staphylococcus aureus en el sótano del laboratorio del Hospital St. Mary en Londres, situado en el Ala Clarence, ahora parte del Imperial College. Tras regresar de un mes de vacaciones, observó que muchos cultivos estaban contaminados y los tiró a una bandeja de lysol.

Afortunadamente, recibió una visita de un antiguo compañero y, al enseñarle lo que estaba haciendo con alguna de las placas que aún no habían sido lavadas, se dio cuenta de que en una de ellas, alrededor del hongo contaminante, se había creado un halo de transparencia, lo que indicaba destrucción celular. La observación inmediata es que se trataba de una sustancia difusible procedente del contaminante. Posteriormente aisló y cultivó el hongo en una placa en la que disponía radialmente varios microorganismos comprobando cuáles eran sensibles. La identificación del espécimen como Penicillium notatum la realizó Charles Tom.

Una vez aislado éste, comprobó que un caldo de cultivo puro del hongo adquiría, en pocos días, un considerable nivel de actividad antibacteriana. Realizó diversas experiencias destinadas a establecer el grado de susceptibilidad al caldo de una amplia gama de bacterias patógenas, observando que muchas de ellas resultaban rápidamente destruidas; inyectando el cultivo en conejos y ratones, demostró que era inocuo para los leucocitos, lo que constituía un índice fiable de que debía resultar inofensivo para las células animales.

Ocho meses después de sus primeras observaciones, Fleming publicó los resultados obtenidos en el British Journal of Experimental Pathology en 1929.

Pese a que Fleming comprendió desde un principio la importancia del fenómeno de antibiosis que había descubierto la penicilina tardó todavía unos quince años en convertirse en el agente terapéutico de uso universal que había de llegar a ser.

Las razones para este aplazamiento son diversas, pero uno de los factores más importantes que lo determinaron fue la inestabilidad de la penicilina, que convertía su purificación en un proceso excesivamente difícil para las técnicas químicas disponibles.

La solución del problema llegó con las investigaciones desarrolladas en Oxford por el equipo que dirigieron el patólogo australiano Howard Walter Flore y el químico alemán E. Boris Chain, refugiado en Inglaterra, quienes, en 1939, obtuvieron una importante subvención para el estudio sistemático de las substancias antimicrobianas segregadas por los microorganismos.

La purificación de la penicilina se produjo en 1939, a cargo del bioquímico Heatley, utilizando grandes volúmenes de filtrado mediante un sistema a contracorriente y extracción por amil acetato. Edward Abraham terminó de eliminar el resto de impurezas por cromatografía en columna de alúmina. Posteriormente se probó la sustancia en ratones infectados con Streptococcus.

El primer ser humano tratado con penicilina purificada fue el agente de policía Albert Alexander en el Hospital John Radcliffe, el 12 de febrero de 1941. El paciente falleció porque no se le pudo administrar suficiente fármaco.

flemming4La situación de guerra determinó que se destinaran al desarrollo del producto recursos lo suficientemente importantes como para que, ya en 1944, todos los heridos graves de la batalla de Normandía pudiesen ser tratados con penicilina.

Fleming no patentó su descubrimiento creyendo que así sería más fácil la difusión de un antibiótico necesario para el tratamiento de las numerosas infecciones que azotaban a la población.

Por sus descubrimientos, Fleming compartió el Premio Nobel de Medicina en 1945 junto a Ernst Boris Chain y Howard Walter Florey.

Fleming, fue elegido miembro de la Royal Society en 1942 y recibió el título de sir dos años más tarde.

Alexander Fleming murió en Londres en 1955 de un ataque cardíaco. Fue enterrado como héroe nacional en la cripta de la Catedral de San Pablo de Londres.

A %d blogueros les gusta esto: