El hombre de Pekín; Davidson Black.

El 15 de marzo de 1934, fallecía el anatomista y paleontólogo canadiense Davidson Black (25 de julio de 1884, Toronto – 15 de marzo de 1934, Pekín).

Alcanzó fama mundial al presentar en 1927 a la comunidad científica uno de los más grandes hallazgos paleontológicos, los restos del llamado Hombre de Pekín, encontrados en las cuevas de Zhoukoutien, cerca de la capital china.

davidson blackDavidson Black studió medicina en la Universidad de Toronto, donde obtuvo su licenciatura en medicina en 1906. Posteriormente viajo a Gran Bretaña para estudiar anatomía comparada en al Universidad de Manchester.

En 1909 comenzó a ejercer como lector de anatomía en la U  niversidad estadounidense de la Reserva Occidental de Cleveland en Ohio; en 1913 obtuvo el cargo de profesor asistente. Se tomó un año sabático en 1914, período que aprovechó para trabajar con el famoso neuroanatomista Grafton Elliot Smith en Inglaterra, quien se encontraba revisando el material encontrado en Piltdown.

Junto a Smith comenzó a interesarse por la evolución humana. Abandonó en 1917 la universidad para unirse al cuerpo médico de las Fuerzas Expedicionarias Canadienses que participaron en la Primera Guerra Mundial. En 1919 viajó a China invitado a impartir clases de neurología y embriología por la Unión Médica Colegiada de Pekín. Recibió la invitación con gran entusiasmo, ya que estaba convencido de que los seres humanos tenían su origen en Asia Central y que él sería el descubridor de los restos que lo demostrarían. El antropólogo, al poco de su llegada, quiso iniciar la búsqueda de los fósiles de los ancestros humanos, pero la Unión Medica no apoyó sus intenciones y prefirió que se centrara en sus labores médicas.

Finalmente logró la autorización de sus superiores y comenzó la búsqueda de restos de homínidos en Sehol y Taihdia, localidades del norte de China. Obtuvo una cátedra en la Facultad de Pekín, pero durante su estancia en China se interesó en la búsqueda de restos fósiles en las cuevas de China. En 1926, mientras planeaba una expedición a Asia Central, recibió noticias de que dos dientes fósiles, aparentemente humanos, habían sido encontrados en Zhoukoutien, en las cercanías de Pekín. Black reconoció la importancia filogenética de estos fósiles, que podrían pertenecer a una nueva especie de homínido previamente desconocida.

davidson black2Con el fin de continuar con las excavaciones en el lugar y encontrar mas fósiles humanos buscó financiación en occidente. Recibió una generosa subvención de la Fundación Rockefeller que le permitió iniciar las excavaciones en 1927. Logró reunir un equipo internacional formado por científicos procedentes de seis países diferentes. Poco después de iniciarse los trabajos se encontró un nuevos diente, que venía a confirmar la autenticidad de los hallados anteriormente.

Black consideró que pertenecía a una nueva especie y género de antepasado del hombre, al que bautizó con el hombre de Sinanthropus Pekinensis (‘Hombre de Pekín’). Sin embargo, basaba su tesis en muy pocos hallazgos materiales, por lo que muchos investigadores se mostraron escépticos sobre la existencia de una nueva especie. Para convencer a la comunidad internacional de la existencia de una nueva especie realizó un viaje por las principales ciudades europeas. Mientras se encontraba fuera de China fue encontrada en la cueva de Zhoukoutien la mitad de una mandíbula inferior con tres dientes en su sitio.

Finalmente, la teoría de la existencia de restos humanos primitivos fue confirmada el 2 de diciembre de 1929, cuando el director del Instituto de Paleontología de Vertebrados de Pekín, quien dirigía las excavaciones en ausencia de Black, encontró el primer cráneo del Hombre de Pekín; ese mismo año se descubrió un segundo cráneo. Durante los siguientes años se dedicó a publicar la descripción de los fósiles del Hombre de Pekín en una memoria sobre la morfología y medio ambiente de esos homínidos.

Gracias a sus estudios descubrió que sus fósiles eran muy parecidos a los del hombre de Java encontrados por Eugène Dubois, lo que confirmaba que el Hombre de Pekín era un homínido pre-humano. Todas las piezas de los cráneos estaban rotas en pequeños fragmentos y no se encontró ninguna extremidad. A todos los cráneos les faltaba la superficie inferior de la caja craneana, lo que fue explicado por Black y algunos investigadores con la teoría de que el Hombre de Pekín era caníbal y se alimentaba de los sesos de su congéneres fallecidos. Posteriormente se demostró que el Hombre de Pekín pertenecía a la especie Homo erectus.

Black volvió a viajar a Europa en 1930 para presentar sus hallazgos, aunque esta vez tuvo una mejor acogida. Gracias a sus trabajos fue elegido miembro de la Royal Society. Sin embargo, su salud se fue deteriorando a causa de un defecto congénito en el corazón, que se vio agravado por exceso de trabajo. Tras permanecer ingresado seis semanas, a comienzos de 1934 recuperó su duro ritmo de trabajo. Pero en marzo de 1934, cuando sólo contaba con 49 años de edad, murió de un ataque al corazón mientras estaba trabajando solo de noche en su oficina.

Los trabajos en Zhoukoutien fueron continuados bajo la dirección de Franz Weidenreich, quien no realizó ninguna publicación sobre los numerosos hallazgos que siguieron apareciendo durante los siguientes cinco años.

davidson black3Las excavaciones terminaron en julio de 1937, cuando los japoneses ocuparon Pekín durante la Segunda Guerra Sino-japonesa. Los fósiles fueron puestos a salvo en el Laboratorio del Cenozoico de la Facultad de Medicina. En noviembre de 1941, el secretario Hu Chengzi los envió a Estados Unidos para protegerlos de la inminente invasión japonesa. Sin embargo, en el camino hasta la ciudad portuaria de Qinghuangdao, desaparecieron, supuestamente a manos de un grupo de marines que los japoneses habían capturado al comienzo de la guerra con Estados Unidos.

Se intentó encontrar los huesos pero sin resultado. En 1972, el financiero estadounidense Christopher Janus prometió una recompensa de cinco mil dólares a cambio de los cráneos perdidos; una mujer contactó con él pidiendo 500 000 dólares, pero no se volvió a saber más de ella. Janus fue posteriormente acusado de desfalco. En julio de 2005, coincidiendo con el sexagésimo aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno chino estableció una comisión encargada de encontrar los fósiles.

Existen diversas conjeturas sobre qué ocurrió realmente con los huesos, incluyendo la teoría de que se hundieron en el barco japonés Awa Maru.

Anuncios

Publicado el 15 marzo, 2016 en Paleontología. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: