Archivo de la categoría: Paleontología

El hombre de Pekín; Davidson Black.

El 15 de marzo de 1934, fallecía el anatomista y paleontólogo canadiense Davidson Black (25 de julio de 1884, Toronto – 15 de marzo de 1934, Pekín).

Alcanzó fama mundial al presentar en 1927 a la comunidad científica uno de los más grandes hallazgos paleontológicos, los restos del llamado Hombre de Pekín, encontrados en las cuevas de Zhoukoutien, cerca de la capital china.

davidson blackDavidson Black studió medicina en la Universidad de Toronto, donde obtuvo su licenciatura en medicina en 1906. Posteriormente viajo a Gran Bretaña para estudiar anatomía comparada en al Universidad de Manchester.

En 1909 comenzó a ejercer como lector de anatomía en la U  niversidad estadounidense de la Reserva Occidental de Cleveland en Ohio; en 1913 obtuvo el cargo de profesor asistente. Se tomó un año sabático en 1914, período que aprovechó para trabajar con el famoso neuroanatomista Grafton Elliot Smith en Inglaterra, quien se encontraba revisando el material encontrado en Piltdown.

Junto a Smith comenzó a interesarse por la evolución humana. Abandonó en 1917 la universidad para unirse al cuerpo médico de las Fuerzas Expedicionarias Canadienses que participaron en la Primera Guerra Mundial. En 1919 viajó a China invitado a impartir clases de neurología y embriología por la Unión Médica Colegiada de Pekín. Recibió la invitación con gran entusiasmo, ya que estaba convencido de que los seres humanos tenían su origen en Asia Central y que él sería el descubridor de los restos que lo demostrarían. El antropólogo, al poco de su llegada, quiso iniciar la búsqueda de los fósiles de los ancestros humanos, pero la Unión Medica no apoyó sus intenciones y prefirió que se centrara en sus labores médicas.

Finalmente logró la autorización de sus superiores y comenzó la búsqueda de restos de homínidos en Sehol y Taihdia, localidades del norte de China. Obtuvo una cátedra en la Facultad de Pekín, pero durante su estancia en China se interesó en la búsqueda de restos fósiles en las cuevas de China. En 1926, mientras planeaba una expedición a Asia Central, recibió noticias de que dos dientes fósiles, aparentemente humanos, habían sido encontrados en Zhoukoutien, en las cercanías de Pekín. Black reconoció la importancia filogenética de estos fósiles, que podrían pertenecer a una nueva especie de homínido previamente desconocida.

davidson black2Con el fin de continuar con las excavaciones en el lugar y encontrar mas fósiles humanos buscó financiación en occidente. Recibió una generosa subvención de la Fundación Rockefeller que le permitió iniciar las excavaciones en 1927. Logró reunir un equipo internacional formado por científicos procedentes de seis países diferentes. Poco después de iniciarse los trabajos se encontró un nuevos diente, que venía a confirmar la autenticidad de los hallados anteriormente.

Black consideró que pertenecía a una nueva especie y género de antepasado del hombre, al que bautizó con el hombre de Sinanthropus Pekinensis (‘Hombre de Pekín’). Sin embargo, basaba su tesis en muy pocos hallazgos materiales, por lo que muchos investigadores se mostraron escépticos sobre la existencia de una nueva especie. Para convencer a la comunidad internacional de la existencia de una nueva especie realizó un viaje por las principales ciudades europeas. Mientras se encontraba fuera de China fue encontrada en la cueva de Zhoukoutien la mitad de una mandíbula inferior con tres dientes en su sitio.

Finalmente, la teoría de la existencia de restos humanos primitivos fue confirmada el 2 de diciembre de 1929, cuando el director del Instituto de Paleontología de Vertebrados de Pekín, quien dirigía las excavaciones en ausencia de Black, encontró el primer cráneo del Hombre de Pekín; ese mismo año se descubrió un segundo cráneo. Durante los siguientes años se dedicó a publicar la descripción de los fósiles del Hombre de Pekín en una memoria sobre la morfología y medio ambiente de esos homínidos.

Gracias a sus estudios descubrió que sus fósiles eran muy parecidos a los del hombre de Java encontrados por Eugène Dubois, lo que confirmaba que el Hombre de Pekín era un homínido pre-humano. Todas las piezas de los cráneos estaban rotas en pequeños fragmentos y no se encontró ninguna extremidad. A todos los cráneos les faltaba la superficie inferior de la caja craneana, lo que fue explicado por Black y algunos investigadores con la teoría de que el Hombre de Pekín era caníbal y se alimentaba de los sesos de su congéneres fallecidos. Posteriormente se demostró que el Hombre de Pekín pertenecía a la especie Homo erectus.

Black volvió a viajar a Europa en 1930 para presentar sus hallazgos, aunque esta vez tuvo una mejor acogida. Gracias a sus trabajos fue elegido miembro de la Royal Society. Sin embargo, su salud se fue deteriorando a causa de un defecto congénito en el corazón, que se vio agravado por exceso de trabajo. Tras permanecer ingresado seis semanas, a comienzos de 1934 recuperó su duro ritmo de trabajo. Pero en marzo de 1934, cuando sólo contaba con 49 años de edad, murió de un ataque al corazón mientras estaba trabajando solo de noche en su oficina.

Los trabajos en Zhoukoutien fueron continuados bajo la dirección de Franz Weidenreich, quien no realizó ninguna publicación sobre los numerosos hallazgos que siguieron apareciendo durante los siguientes cinco años.

davidson black3Las excavaciones terminaron en julio de 1937, cuando los japoneses ocuparon Pekín durante la Segunda Guerra Sino-japonesa. Los fósiles fueron puestos a salvo en el Laboratorio del Cenozoico de la Facultad de Medicina. En noviembre de 1941, el secretario Hu Chengzi los envió a Estados Unidos para protegerlos de la inminente invasión japonesa. Sin embargo, en el camino hasta la ciudad portuaria de Qinghuangdao, desaparecieron, supuestamente a manos de un grupo de marines que los japoneses habían capturado al comienzo de la guerra con Estados Unidos.

Se intentó encontrar los huesos pero sin resultado. En 1972, el financiero estadounidense Christopher Janus prometió una recompensa de cinco mil dólares a cambio de los cráneos perdidos; una mujer contactó con él pidiendo 500 000 dólares, pero no se volvió a saber más de ella. Janus fue posteriormente acusado de desfalco. En julio de 2005, coincidiendo con el sexagésimo aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno chino estableció una comisión encargada de encontrar los fósiles.

Existen diversas conjeturas sobre qué ocurrió realmente con los huesos, incluyendo la teoría de que se hundieron en el barco japonés Awa Maru.

Anuncios

El descubrimiento del esqueleto fósil de Tyrannosaurus rex más completo y de mayor tamaño conocido.

El 12 de agosto de 1990, la paleontóloga amateur Susan Hendrickson (Chicago, 2 de diciembre de 1949- ), descubrió el esqueleto fósil de T. rex más completo (más del 85%) y de mayor tamaño conocido hasta ahora, en la Formación de Hell Creek cerca de Faith (Dakota del Sur).

t rex sueDe este espécimen, conocido como “Sue” se recuperó cerca del 90% del esqueleto, permitiendo la primera descripción completa de un esqueleto de Tyrannosaurus rex. Se estima que el animal completo medía 12.3 metros de longitud y pesaría entre 6.1 a 9.5 toneladas.

El estudio de los huesos fosilizados de «Sue» muestra que el espécimen alcanzó su tamaño completo a los 19 años de edad y murió 9 años después, viviendo en total 28 años de edad.

Se han descubierto otros dos fósiles de T. rex en la misma cantera en la que se encontró a «Sue», un subadulto y un juvenil; lo cual indica que el T. rex quizás vivía en manadas u otra clase de grupos.
Las primeras especulaciones de que «Sue» pudo haber muerto por una mordedura en la parte posterior de la cabeza no han podido ser confirmadas.

Muchos estudios posteriores han mostrado muchas patologías, pero no se han encontrado marcas de mordeduras. El daño en la parte posterior del cráneo pudo haber sido causado por aplastamiento post-mortem.
Especulaciones indican que “Sue” pudo haber muerto de hambre después de contraer una infección parasitaria por comer carne putrefacta. La parasitosis resultante habría causado inflamación en la garganta, impidiendo en última instancia que “Sue” pudiera ingerir alimento. Esta hipótesis es apoyada por los agujeros finos y lisos en su cráneo, que son similares a los causados en los pájaros modernos que contraen el mismo tipo de parásito

El descubrimiento de “Sue” se vio envuelto en una batalla legal.

t rex sue4La tierra en la que el fósil fue descubierto se encontraba dentro de la Reserva India de Cheyenne River y estaba ocupada por la familia de Maurice Williams, un indígena estadounidense de la tribu de los sioux.

En 1992, Williams reclamó que él aún poseía el fósil, por el cual el Instituto Black Hills le había pagado 5,000 dólares.

La tribu local Cheyenne River Sioux, de la cual Williams es miembro, también reclamó su propiedad. El fósil, junto a muchos cientos de páginas de anotaciones de campo y registros comerciales, terminó siendo confiscado por la Oficina Federal de Investigación en 1992 y fue mantenido así durante los procedimientos legales.

En 1997, el pleito fue decidido a favor de Maurice Williams debido a que su tierra está técnicamente en un fideicomiso por parte del gobierno de Estados Unidos. Por lo tanto, aunque el Instituto Black Hills hubiera pagado a Williams por el fósil, se juzgó que el fósil podría ser considerado como “tierra” que estaba en posesión de Williams pero que no podía ser vendida legalmente sin permiso del gobierno.

El fósil regresó a ser propiedad de Williams y Pete Larson, vicepresidente del Instituto Black Hills, fue sentenciado a dos años en una prisión federal por una violación de aduanas sin relación que fue descubierta por el FBI mientras revisaba sus registros comerciales.

Rápidamente Williams ofreció a “Sue” para ser subastado por Sotheby’s en Nueva York, en donde fue vendido al Museo Field de Historia Natural en Chicago por 8.4 millones de dólares estadounidenses – el precio más alto jamás pagado por un fósil. La preparación de “Sue” (FMNH PR2081) fue completada en el Museo Field y su esqueleto fue situado para su exposición el 17 de mayo de 2000.

Henry Fairfield Osborn, presidente del Museo Americano de Historia Natural, describió para la ciencia al Tyrannosaurus rex en 1905.

t rex sue3El nombre genérico proviene de las palabras en griego τυραννος (tyrannos, que significa “tirano”) y σαυρος (sauros, por “lagarto”). Osborn usó la palabra latina rex, que se traduce como “rey”, para el nombre binomial. El nombre binomial completo se traduce como “El rey de los lagartos tiranos”, poniendo énfasis en el tamaño del dinosaurio, con el cual dominaría a todos los animales de su tiempo.

Hasta 2006 se habían hallado 30 especímenes, incluyendo sólo tres cráneos completos.

Unos dientes que hoy son documentados como Tyrannosaurus rex fueron encontrados en 1874 por A. Lakes cerca de Golden (Colorado). A principios de las década de 1890, J. B. Hatcher recolectó elementos postcraneales en el este de Wyoming. Estos fósiles se consideraron en un principio pertenecientes a una especie gigante de Ornithomimus (O. grandis) pero ahora se lo considera un ejemplar de Tyrannosaurus rex.

El primer espécimen, una vértebra parcial, fue descubierto por Edward Drinker Cope en 1892 y se describió como Manospondylus gigas. Fue atribuida al Tyrannosaurus rex en 1912 por Henry Fairfield Osborn

El Tyrannosaurus rex vivió a finales del período Cretácico, hace aproximadamente entre 68 y 66 millones de años, en el Maastrichtiense, en lo que es hoy Norteamérica occidental, con una distribución mucho más amplia que otros tiranosáuridos.

Como otros tiranosáuridos, T. rex fue un carnívoro bípedo con un enorme cráneo equilibrado por una cola larga y pesada. Con relación con sus largos y poderosos miembros traseros, los miembros superiores del Tyrannosaurus eran pequeños, pero inusualmente fuertes para su tamaño, y terminaban en dos dedos con garras

El Tiranosaurio Rex llegó a medir hasta 12.3 metros de largo, y a pesar entre 6 y 18.4 toneladas. Sus manos superiores eran pequeñas y de una fortaleza increíble, que terminaban en dos dedos con garras afiladas. Se dice que no solo le servían para cazar o luchar sino pero levantarse cuando caía de espalda.

Sobre las patas de este dinosaurio se conoce que estaban cubiertas de almohadillas que a modo de resorte concedían intensidad a sus pasos y velocidad. Asimismo, le protegían de las irregularidades del terreno.

t rex sue2La cabeza de este animal era grande, al punto de medir un metro y medio, dimensiones que eran equilibradas por una cola muy pesada. Información que inclina las opiniones hacia la posibilidad de que el Tiranosaurio Rex era terápodo.

El cuello del Tyrannosaurus rex formaba una curva natural con forma de S como en otros terópodos, pero era corto y musculoso para soportar su enorme cabeza. Los miembros superiores solo tenían dos dedos con garras.

Hay más de 30 especímenes de Tyrannosaurus rex identificados, algunos de los cuales son esqueletos casi completos. Se han encontrado tejido conjuntivo y proteínas en por lo menos uno de estos especímenes.

El descubridor del hombre de Pekín. Uno de los hallazgos más importantes de la historia de la Paleontología; Davidson Black.

El 25 de julio de 1884 nacía el anatomista y paleontólogo canadiense Davidson Black (25 de julio de 1884, Toronto,  – 15 de marzo de 1934, Pekín).

Alcanzó fama mundial al presentar en 1927 a la comunidad científica uno de los más grandes hallazgos paleontológicos, los restos del llamado Hombre de Pekín, encontrados en las cuevas de Zhoukoutien, cerca de la capital china.

davidson blackDavidson Black studió medicina en la Universidad de Toronto, donde obtuvo su licenciatura en medicina en 1906. Posteriormente viajo a Gran Bretaña para estudiar anatomía comparada en al Universidad de Manchester.

En 1909 comenzó a ejercer como lector de anatomía en la U  niversidad estadounidense de la Reserva Occidental de Cleveland en Ohio; en 1913 obtuvo el cargo de profesor asistente. Se tomó un año sabático en 1914, período que aprovechó para trabajar con el famoso neuroanatomista Grafton Elliot Smith en Inglaterra, quien se encontraba revisando el material encontrado en Piltdown.

Junto a Smith comenzó a interesarse por la evolución humana. Abandonó en 1917 la universidad para unirse al cuerpo médico de las Fuerzas Expedicionarias Canadienses que participaron en la Primera Guerra Mundial. En 1919 viajó a China invitado a impartir clases de neurología y embriología por la Unión Médica Colegiada de Pekín. Recibió la invitación con gran entusiasmo, ya que estaba convencido de que los seres humanos tenían su origen en Asia Central y que él sería el descubridor de los restos que lo demostrarían. El antropólogo, al poco de su llegada, quiso iniciar la búsqueda de los fósiles de los ancestros humanos, pero la Unión Medica no apoyó sus intenciones y prefirió que se centrara en sus labores médicas.

Finalmente logró la autorización de sus superiores y comenzó la búsqueda de restos de homínidos en Sehol y Taihdia, localidades del norte de China. Obtuvo una cátedra en la Facultad de Pekín, pero durante su estancia en China se interesó en la búsqueda de restos fósiles en las cuevas de China. En 1926, mientras planeaba una expedición a Asia Central, recibió noticias de que dos dientes fósiles, aparentemente humanos, habían sido encontrados en Zhoukoutien, en las cercanías de Pekín. Black reconoció la importancia filogenética de estos fósiles, que podrían pertenecer a una nueva especie de homínido previamente desconocida.

davidson black2Con el fin de continuar con las excavaciones en el lugar y encontrar mas fósiles humanos buscó financiación en occidente. Recibió una generosa subvención de la Fundación Rockefeller que le permitió iniciar las excavaciones en 1927. Logró reunir un equipo internacional formado por científicos procedentes de seis países diferentes. Poco después de iniciarse los trabajos se encontró un nuevos diente, que venía a confirmar la autenticidad de los hallados anteriormente.

Black consideró que pertenecía a una nueva especie y género de antepasado del hombre, al que bautizó con el hombre de Sinanthropus Pekinensis (‘Hombre de Pekín’). Sin embargo, basaba su tesis en muy pocos hallazgos materiales, por lo que muchos investigadores se mostraron escépticos sobre la existencia de una nueva especie. Para convencer a la comunidad internacional de la existencia de una nueva especie realizó un viaje por las principales ciudades europeas. Mientras se encontraba fuera de China fue encontrada en la cueva de Zhoukoutien la mitad de una mandíbula inferior con tres dientes en su sitio.

Finalmente, la teoría de la existencia de restos humanos primitivos fue confirmada el 2 de diciembre de 1929, cuando el director del Instituto de Paleontología de Vertebrados de Pekín, quien dirigía las excavaciones en ausencia de Black, encontró el primer cráneo del Hombre de Pekín; ese mismo año se descubrió un segundo cráneo. Durante los siguientes años se dedicó a publicar la descripción de los fósiles del Hombre de Pekín en una memoria sobre la morfología y medio ambiente de esos homínidos.

Gracias a sus estudios descubrió que sus fósiles eran muy parecidos a los del hombre de Java encontrados por Eugène Dubois, lo que confirmaba que el Hombre de Pekín era un homínido pre-humano. Todas las piezas de los cráneos estaban rotas en pequeños fragmentos y no se encontró ninguna extremidad. A todos los cráneos les faltaba la superficie inferior de la caja craneana, lo que fue explicado por Black y algunos investigadores con la teoría de que el Hombre de Pekín era caníbal y se alimentaba de los sesos de su congéneres fallecidos. Posteriormente se demostró que el Hombre de Pekín pertenecía a la especie Homo erectus.

Black volvió a viajar a Europa en 1930 para presentar sus hallazgos, aunque esta vez tuvo una mejor acogida. Gracias a sus trabajos fue elegido miembro de la Royal Society. Sin embargo, su salud se fue deteriorando a causa de un defecto congénito en el corazón, que se vio agravado por exceso de trabajo. Tras permanecer ingresado seis semanas, a comienzos de 1934 recuperó su duro ritmo de trabajo. Pero en marzo de 1934, cuando sólo contaba con 49 años de edad, murió de un ataque al corazón mientras estaba trabajando solo de noche en su oficina.

Los trabajos en Zhoukoutien fueron continuados bajo la dirección de Franz Weidenreich, quien no realizó ninguna publicación sobre los numerosos hallazgos que siguieron apareciendo durante los siguientes cinco años.

davidson black3Las excavaciones terminaron en julio de 1937, cuando los japoneses ocuparon Pekín durante la Segunda Guerra Sino-japonesa. Los fósiles fueron puestos a salvo en el Laboratorio del Cenozoico de la Facultad de Medicina. En noviembre de 1941, el secretario Hu Chengzi los envió a Estados Unidos para protegerlos de la inminente invasión japonesa. Sin embargo, en el camino hasta la ciudad portuaria de Qinghuangdao, desaparecieron, supuestamente a manos de un grupo de marines que los japoneses habían capturado al comienzo de la guerra con Estados Unidos.

Se intentó encontrar los huesos pero sin resultado. En 1972, el financiero estadounidense Christopher Janus prometió una recompensa de cinco mil dólares a cambio de los cráneos perdidos; una mujer contactó con él pidiendo 500 000 dólares, pero no se volvió a saber más de ella. Janus fue posteriormente acusado de desfalco. En julio de 2005, coincidiendo con el sexagésimo aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno chino estableció una comisión encargada de encontrar los fósiles.

Existen diversas conjeturas sobre qué ocurrió realmente con los huesos, incluyendo la teoría de que se hundieron en el barco japonés Awa Maru

A %d blogueros les gusta esto: